Dime con quién andas…

enero 30, 2008

Por poneros en situación: convención en París del UMP, el partido de Nicolas Sarkozy. El Presidente francés termina su discurso e invita a subir al escenario a Angela Merkel y a Mariano Rajoy, quien intervino en la propia convención con un discurso en el que aludía a la posibilidad de que los mismos vientos de cambio que soplaron en Francia puedan soplar en España. Una vez en el escenario viene el apretón de manos de los tres líderes que escenifica la unión y el deseo de que España se pueda sumar por fin a la corriente de progreso que se viene dando en el resto de potencias europeas. Por contra, el Sr. Rodríguez en una reunión en Ferraz con vete tú a saber quién (las fotos hablan por sí mismas).

¡Que abismal diferencia! Mientras Rajoy interviene en conferencias que tratan temas de suma importancia para Europa, y que por ende afectan a España, el Sr. Rodríguez es ninguneado por todos. O al menos por todos los que tienen algo que decir en el panorama internacional. El día anterior, mientras se reunían los líderes de las potencias europeas para tratar temas económicos, nuestro Presidente del Gobierno se reunía con el Presidente de Yemen. Mientras sigamos con el Sr. Zapatero en el poder no pintamos nada ni pintaremos nada. Un pequeño apunte: la Sra. de la Vega indicaba que la reunión era del G-8, y que como no estamos en dicho grupo era normal que España no estuviese invitada. Perdone, Sra. de la Vega, aquello no fue una reunión del G-8. ¿Dónde estaban entonces los presidentes de Estados Unidos, Rusia, Japón y Canadá? Lo que pasa es que como no pintamos nada no se nos invita, y claro, queda mejor decir que como no somos del G-8 no estábamos invitados, cuando realmente no estábamos invitados porque no pintamos nada.

Como sigamos a este paso vamos a terminar tratando de igual a igual y haciendo cumbres con Burkina Faso, con el líder de la tribu de Suazilandia y con Chávez como animador de la velada. Y mientras, del pastel europeo no nos quedarán ni las migajas. ¿La culpa de todo esto? La nefasta política exterior llevada a cabo por el Gobierno del Sr. Rodríguez. Cuatro años más así y lo que suena a guasa empezará a consolidarse como una cruel realidad para España.

Anuncios