Éxito de la Misa de la Familia

diciembre 29, 2008

Más de un millón de asistentes en la madrileña plaza de Colón pudo presenciar la Santa Misa oficiada por el cardenal arzobispo de Madrid, monseñor Antonio María Rouco Varela. Año tras año se demuestra que sigue existiendo un núcleo de resistencia en nuestra sociedad que aguanta los emvites del Gobierno, empeñado en poner de moda estilos de vida distintos a los tradicionales o que quiere legalizar el asesinato de nonatos.

Todo se desarrolló de manera pacífica, sin entrar en el insulto al Gobierno, que asfixia, cada vez más, al modelo de familia tradicional, premiando cualquier otro modelo alternativo. Especial mención tienen las palabras del Sr. Rouco relativas al aborto, al que calificó como una de las “lacras más terribles de nuestro tiempo, tan orgulloso de sí mismo y de su progreso”. Poco después de la Ceremonia, que comenzó con unas palabras de Benedicto XVI retransmitidas por televisión desde el Vaticano, hubo una manifestación pacífica delante de una de las clínicas abortistas (o también denominado ‘centro de exterminio de inocentes’).

Lo que no se puede tolerar es que el Gobierno utilice la fuerza para desalojar esa manifestación pacífica, que se celebra cada 28 de diciembre, día de los Santos Inocentes, y que no emplee esa misma “firmeza” en otros asuntos igual de serios, pero que se toma de forma más laxa. Los manifestantes realizaron una sentada delante de las puertas del centro y la policía nacional, cumpliendo órdenes de sus superiores, detuvo a dos personas. Lo que deja a uno pasmado cuando esa misma tarde, y tras seis horas de cautiverio, acuden a un programa de televisión del canal Intereconomía es que de lo que se les acusa es de “atentar”. Como suena. Al parecer, legalmente tiene la misma denominación sentarse delante de uno de estos centros de exterminio a protestar pacíficamente que el poner una bomba como miembro de una banda terrorista. Lo que se va a debatir en los próximos meses en el Congreso es algo muy serio, y es que eliminar el tercer supuesto por el que se aborta libremente para las 12 ó 14 primeras semanas de embarazo se ha de llamar por su verdadero nombre: asesinato.

Anuncios

Jóvenes violentos

noviembre 21, 2007

Asistimos en la actualidad a una creciente escalada de violencia por parte de una generación de jóvenes, cuya única forma de expresión consiste en destrozar todo lo que se ponga por delante. No hay más que ver cómo quedan los barrios por donde pasan estas manadas de animales para darse cuenta de que, o esto se corta, o los cascos antiguos de las grandes ciudades se parecerán cada vez más al Kosovo de la guerra.

Ayer, el Sr. Zaplana comentó que el Partido Popular va a presentar una proposición no de Ley por la cual ‘se ilegalicen todos estos grupos fascistas sean del signo que sean’. Es cierto, da igual que los animales que se estén destrozando entre sí (y a todo lo que se ponga de por medio) sean unos de extrema izquierda y otros de extrema derecha. La violencia no debe catalogarse más que por violencia y ser condenada como tal. Ni hay “violencia buena” ni “violencia mala”.

Me parece, por tanto, una buena medida que espero que salga adelante, aunque no deberíamos sorprendernos si no llega a buen puerto. ¿Por qué? Porque los que queman contenedores y tiran vallas a la policía son de la misma calaña que las propias juventudes de ERC, socio y mantenedor del Gobierno actual. No hace falta que mencione las similitudes, ¿no?. El Partido Socialista deberá apoyar la propuesta del Partido Popular aunque ello perjudique a las juventudes de ERC. ¿Capeará la cordura o los intereses políticos?